El futuro de la Realidad Virtual en 2017

Mucha gente conocedora todavía ve la Realidad Virtual como una moda, destinada a seguir el mismo camino que los laserdisc y la TV en 3D.

Estas personas creen que el consumidor acabará por dejar todo interés, haciendo que las agencias de VR abandonen el desarrollo de apps y su mantenimiento.

Después de un año con las tres propuestas de Realidad Virtual más fuertes en el mercado (HTC Vive, Oculus Rift y PlayStation VR), el futuro de este tipo de tecnología se ve prometedor.

No se trata de qué sistema tiene los mejores controladores, la pantalla más clara o el mejor sistema operativo. Ni siquiera trata sobre cual tiene los mejores juegos o aplicaciones, sino de una constante tecnológica: nuestra propia transición a un reino digital compartido, erosionando la pared que hay entre nosotros y el mundo digital. Cada año, nos rodeamos más con tecnología.

Nuestros teléfonos, relojes, gafas y otros dispositivos ponen pantallas mostrando información cada vez más cerca de nosotros.

Hablamos con asistentes virtuales como Alexa, Siri y Cortana, quienes nos ayudan a administrar nuestras vidas, todo esto mientras la capa que separa nuestra realidad con la red se vuelve más fina.

Con la Realidad Virtual nos superponemos a esos mundos digitales de una nueva forma, mirando, empujando o tocando con una intuición que ni siquiera la tecnología más avanzada en pantallas podría igualar.

Gracias a la Realidad Aumentada se logra algo similar al incorporar el mundo digital al nuestro haciendo uso de cámaras, pantallas y lentes. Ambos enfoques trazan dos vectores que al final nos dirigen al mismo punto final, la capacidad de explorar libremente un mundo virtual ilimitado.

Sabiendo esto, tiene sentido que los jugadores sean los primeros en aceptar la VR, ya que al fin podrían explorar los mundos de sus videojuegos favoritos y ser una especie de turista en estos lugares.

Al fin podemos tener experiencias en un mundo digital de una manera que previamente solo se podía en parques de atracciones o en la ciencia ficción.

Este año la VR se hizo real por los diferentes headsets y controladores de movimiento que marcaron una diferencia al poder manejar más aspectos de esta nueva manera de ver el mundo.

Ahora solo necesita ser lo realmente buena como para mantener a las personas sumergidas en ella. A continuación, te daremos una lista de los cascos de Realidad Virtual que saldrán para el año 2017.

Microsoft VR headsets

La compañía del sistema operativo de Windows reveló en octubre de este año una nueva gama de cascos de VR que llegarían junto a la nueva actualización del OS conocida como “Redstone” programada para abril de 2017.

Este nuevo hardware sería fabricado por las empresas Acer, ASUS, Dell, Lenovo y HP, con quienes Microsoft formó una sociedad.

Los dispositivos no solo serían más económicos que el Oculus Rift y el HTC Vive al tener un precio de salida de 299$, sino que también contarían con un sistema de sensores internos que permitirían una mayor libertad que la que da las otras dos opciones mencionadas anteriormente, permitiendo al usuario el manejo de los cascos en otras habitaciones sin necesidad de configuraciones muy complicadas.

HTC VR 2.0

Este nuevo headset será una versión mejorada del Vive. Se espera que una de sus nuevas características sea la inclusión de dos pantallas 4K, dando una resolución de 3840x2160p, siendo una mejora a la versión actual que tiene 2160x1200p (1080x1200p por cada ojo).

También se espera que cuente con una mejora de la tecnología Lighthouse, la cual consiste en inundar la habitación con una luz no visible que permite el posicionamiento de objetos y figuras 3D en los alrededores.

Samsung Gear VR

La próxima generación del Gear VR podría sería más avanzada que su predecesora ya que la compañía presentó una patente que usaría una nueva tecnología de rastreo de ojos y cara, la cual añadiría nuevos sensores infrarrojos que podrían mapear el rostro del usuario completamente.

Plataforma de realidad virtual OSVR (Open-Source Virtual Reality)

Esta nueva plataforma de software permitirá que diferentes tipos de tecnologías VR residan en el mismo ecosistema, significando una mayor compatibilidad entre diferentes marcas y dispositivos.

Actualmente sigue en desarrollo y no se sabe cuándo estará lista una versión para el consumidor.

Comentarios