industria 4.0 realidad aumentada móvil

Realidad Aumentada: cómo mejorar la eficiencia en la producción

La realidad aumentada (AR, por sus siglas en inglés) es una manera sencilla y eficaz de realizar prototipos de productos digitales.

Actualmente, las empresas de realidad aumentada han explorado su implementación en dos tipos de soportes.

Por un lado, tabletas y smartphones pueden mostrar contenido digital sobre el contenido visual del entorno real capturado por la cámara de fotos.

Por el otro, las gafas de realidad aumentada  todavía no han mostrado entre el público general el potencial de desarrollo que sí se ha observado en el mundo empresarial. Ambos soportes ofrecen una ventaja estratégica diferencial: su claro enfoque hacia el contenido interactivo y la usabilidad. A la vez que nuestro estilo de vida se vuelve más rápido y fugaz, también lo ha hecho la vida útil de los productos comercializados en el mercado.

Ser el primero en comercializar una idea revolucionaria puede desembocar en un éxito masivo de ventas.

 

En la otra cara de la moneda, lanzar un producto de manera precipitada, sin un suficiente trabajo de desarrollo y planificación detrás, pondrá en peligro la reputación de la empresa. Y eso, en nuestra sociedad actual, fácilmente desembocar en la desaparición de la misma.

En este sentido, el desarrollo de prototipos mediante realidad aumentada permitirá conocer de antemano las propiedades del producto de una manera eficaz, económica e interactiva.

Las empresas han sido las primeras en vislumbrar la capacidad de desarrollo de la realidad aumentada.

Pese a que se trata de un mercado todavía muy joven, el potencial de retorno de la inversión vislumbrado hasta la fecha ha generado muchas expectativas. Y es que las empresas de realidad aumentada ofrecen productos económicos, dinámicos y de fácil aplicación.

El uso de gafas de realidad aumentada en el diseño industrial permite trabajar en entornos reales, pero con elementos 3D virtuales.

De esta manera, los productos pueden desarrollarse viendo el resultado paso a paso en nuestro entorno físico, y no en una pantalla.

Del mismo modo, la realidad aumentada también puede usarse en las fases de prueba y finalización del producto.

El diseño mediante realidad aumentada permite realizar modificaciones del producto en tiempo real. Además, se puede crear un registro de los cambios realizados y volver a versiones anteriores.

De esta manera, se puede reducir el tiempo de producción, y minimizar la posibilidad de errores en los procesos de diseño. Y todas estas ventajas, trabajando en el espacio físico mediante interfaces virtuales interactivas. Estas interfaces interactivas también resultan decisivas a la hora de realizar demostraciones para el público, ya que son muy buenas generadoras de engagement.

La realidad aumentada, clave para mejorar las dinámicas de trabajo.

La realidad aumentada también mejora las dinámicas de trabajo de las empresas.

Permite una colaboración en tiempo real mucho más fluida, tanto a nivel presencial como a nivel remoto.

Sobreimpresionar anotaciones en el espacio físico, modificar en directo el prototipo o compartir (literalmente) puntos de vista son dos de las muchas posibilidades que ofrece el desarrollo de la realidad aumentada.

De esta manera, usuarios que se encuentran en diversas partes del mundo pueden participar en sesiones colaborativas, sin tener que afrontar costes de desplazamiento.

A nivel individual, el desarrollo de la AR también permite optimizar los procesos de trabajo. La capacidad de trabajar en entornos virtuales, así como la posibilidad de generar alertas de voz y notificaciones en tiempo real, suponen un gran avance en lo que a prevención de riesgos laborales se refiere. Incluso se pueden crear entornos de trabajo inteligentes que recojan datos y se comuniquen con los empleados a través de sus gafas de realidad aumentada. De esta manera, el sistema predecirá ciertas situaciones de peligro que se evitarán con antelación.

Además, la posibilidad de realizar infinitos ensayos y tutoriales otorga a las empresas una herramienta eficaz y segura para formar a sus trabajadores.

En definitiva, el uso de la realidad aumentada en la empresa ofrece muchas ventajas en prácticamente todos los procesos, desde la formación de empleados y prevención de riesgos, hasta en la fases de comercialización del producto final, pasando por la prevención de riesgos laborales y la optimización del trabajo en equipo. Todo esto, minimizando los gastos y aprovechándose de una tecnología cada vez más popular y económica, como son las gafas de AR.

 

Desde TwoReality seguimos creando los mejores contenidos y aplicaciones para distintos dispositivos. Cuéntanos tu proyecto.

 

Comentarios