Realidad aumentada en educación: ventajas para el usuario.

El uso de la realidad aumentada en educación ofrece múltiples ventajas para los usuarios.

La realidad aumentada (AR) es una herramienta plenamente consolidada en nuestro contexto actual.

Gracias al gran desarrollo tecnológico de los últimos años, ha pasado de ser algo propio de la ciencia ficción a estar fácilmente disponible en los teléfonos móviles que llevamos siempre con nosotros.

Por este motivo, múltiples sectores, como el retail o la industria, la han ido incorporando paulatinamente tanto en sus procesos productivos como en las experiencias para los usuarios.

Uno de estos ámbitos ha sido el académico.

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Duisburg-Essen, Alemania, el uso de la AR en educación mejora el aprendizaje y la motivación de los alumnos.

Además, genera un mayor apego con los contenidos, mejora la actitud hacia el aprendizaje e incrementa las habilidades colaborativas de los usuarios. Según este estudio, las ventajas que ofrece la realidad aumentada en educación giran entorno a tres factores clave.

Estos factores son la contextualidad, la interactividad y la espacialidad.

Contextualidad

La contextualidad es la capacidad de combinar los elementos virtuales con el mundo real.

Desde un punto de vista tecnológico, esto significa que tanto los objetos generados en AR como el medio físico se muestran de forma simultánea.

Por lo tanto, los usuarios interactúan con los contenidos en el entorno real en el que se encuentran.

Este hecho aumenta su relevancia, ya que se perciben de manera más auténtica que simplemente a través de una pantalla.

La contextualidad de la realidad aumentada en la educación también permite mostrar los contenidos en el momento y el lugar adecuado.

Gracias a su capacidad de adaptarse al medio, estos se muestran de una manera más estructurada y acorde con su temática.

De esta manera, se aumenta la comprensión por parte de los usuarios y se reducen las pérdidas de atención.

Por otro lado, la AR es una teconolgía especialmente útil en entornos de aprendizaje conjunto y colaborativo.

El usuario puede recibir elementos de realidad aumentada que no solo se relacionen con el medio, sino que también lo hagan con sus compañeros.

No obstante, estos contenidos no tienen por qué ser de carácter individual, ya que múltiples usuarios pueden interactuar en un mismo espacio con la misma información.

En definitiva, la AR sitúa los contenidos académicos en un entorno relevante para el alumno, como es su propio medio físico.

También pemrite organizarlos de manera temática, además de ser una herramienta muy útil en espacios colaborativos.

Estos factores ponen de manifiesto las ventajas que ofrece la contextualidad de la realidad aumentada en la educación.

Interactividad

Otra característica esencial de la realidad aumentada para la educación es la interactividad.

Esto hace referencia a que los contenidos en AR están programados para reaccionar a las acciones de los usuarios.

En consecuencia, los usuarios pueden interactuar tanto con los elementos virtuales como con el resto de los usuarios.

La realidad aumentada en educación posibilita dos niveles de interactividad.

Por un lado, dado que los objetos virtuales se encuentran en el medio físico, la interacción con ellos resulta muy natural e intuitiva.

Por otro lado, los estudiantes pueden modificar los elementos generados en AR en un abanico de posibilidades mucho más amplio que con, por ejemplo, una pantalla o un libro.

Por ejemplo, pueden cambiar su tamaño, añadir nuevos contenidos o desplazarlos libremente por el entorno físico.

Además, se les ofrece la posibilidad de recibir feedback personalizado e instantáneo por parte de los docentes.

Estas posibilidades de interactividad ofrecen múltiples ventajas a nivel educativo.

De hecho, según el estudio de la Universidad de Duisburg-Essen, incluso los niveles más simples de interacción, como rodear un objeto para verlo desde múltiples puntos de vista, permiten facilitar el aprendizaje.

Además, la interacción corporal que permiten los contenidos de AR al encontrarse en el medio físico también puede mejorar los resultados académicos. La interactividad de la realidad aumentada también es capaz de mejorar el aprendizaje a nivel colaborativo.

Gracias a esta tecnología, todos los usuarios pueden interactuar con la información de la misma manera.

Además, también les permite observar cómo sus compañeros interaccionan y aprenden, por lo que los procesos formativos resultan mucho más experienciales.

Además, mediante este tipo de aplicaciones ofrecen actividades cooperativas que mejoran las capacidades sociales y colaborativas de los alumnos.

Espacialidad

La espacialidad hace referencia a la necesidad de que los objetos virtuales se encuentren dentro de un medio físico en tres dimensiones.

Este hecho implica la capacidad de la realidad aumentada de registrar el entorno real en el que se encuentra.

A diferencia de una pantalla tradicional, los objetos mostrados en AR tienen más profundidad y una mayor correlación con el espacio en el que se encuentran.

La espacialidad de la realidad aumentada en educación ofrece múltiples beneficios para el aprendizaje.

Según el estudio, los elementos pertenecientes al mundo físico real son más fáciles de aprender que los mostrados en pantallas de 2D.

En este sentido, la AR combina los beneficios de ambos entornos: por un lado, muestra los contenidos dentro de un mundo físico al que los alumnos están mas acostumbrados; por otro lado, los objetos virtuales son más interactivos y adaptados a las necesidades de los estudiantes.

Además, el factor de la espacialidad ofrece ventajas a la hora de apreciar la estructura espacial de los objetos en 3D, así como aprender aquellas asignaturas que tienen componentes espaciales especialmente relevantes.

A nivel colaborativo, la AR permite que varios ususarios interactúen simultáneamente con un objeto en tres dimensiones, visualizándolo desde ángulos distintos.

Este factor permite la observación de un objeto desde múltiples puntos de vista, por lo que incentiva el intercambio de información y el trabajo colaborativo.

Los retos por resolver de la realidad aumentada en educación

Pese a los múltiples beneficios que ofrece el uso de la AR en la educación, lo cierto es que todavía existen algunos obstáculos para que su implantación se generalice.

Por ejemplo, las limitaciones técnicas para implementarlo en todas las aulas.

Aunque la realidad aumentada es una tecnología sencilla de utilizar (únicamente hace falta un teléfono móvil y una aplicación), no todos los centros docentes son lo suficientemente avanzados como para utilizarla de manera habitual.

Además, las aplicaciones en realidad aumentada no son sencillas de diseñar, y un producto mal acabado puede arruinar la experiencia educativa.

Por este motivo, es importante confiar en agencias como Two Reality, que lleva desarrollando aplicaciones en realidad aumentada desde 2010.

Desde TwoReality seguimos creando los mejores contenidos y aplicaciones para distintos dispositivos.    Cuéntanos tu proyecto.